UN SORBO DE AGUA DE VIDA Muertos en vida

“Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia,” Efesios 2; 1, 2.

Existen varios tipos de muerte, muerte significa separación, existe la muerte física, la muerte espiritual y lo que la Biblia llama la segunda muerte, la física es cuando alguien deja de existir físicamente dejando este mundo, la segunda es la muerte espiritual es aquella en la que viven la mayoría de las personas, los que viven alejados de Dios, aquellos que viven en sus delitos y pecados, y la última es la segunda muerte, es aquella cuando la persona muere en pecado, y por tanto destituido de la gloria de Dios, y ha de sufrir la muerte segunda, o sea separados de Dios eternamente, donde ya no hay solución, aquel que experimenta la segunda muerte, va a ser separado de Dios eternamente, “Pero los cobardes e incrédulos,  los abominables y homicidas,  los fornicarios y hechiceros,  los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre,  que es la muerte segunda.” Apocalipsis 21; 8.

Por ahora nos referiremos a la muerte espiritual, a aquellos que viven separados de Dios, a los vivos físicamente, pero muertos espiritualmente, todo esto empezó en Adán y Eva, fue cuando inició la muerte en todos sus sentidos, ya que al inicio el ser humano fue diseñado para vivir eternamente, y por causa del pecado, por la desobediencia vino la muerte, “Y mandó Jehová Dios al hombre,  diciendo:  De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás;  porque el día que de él comieres,  ciertamente morirás.” Génesis 2; 16, 17, desde ese inicio vino la muerte sobre la humanidad, la advertencia fue clara, porque el día que de él comieres, ciertamente morirás, la muerte espiritual vino inmediatamente sobre ellos, la separación de Dios de sus vidas vino inmediatamente, luego se vio reflejada, por eso se escondieron inmediatamente, el pecado los avergonzó alejándolos de Dios.

Cuando nos separamos de Dios morimos espiritualmente, cualquier separación de la fuente de vida eternal trae la muerte al ser humano, el pecado nos separa de Dios, la desobediencia nos aleja de la presencia divina, el que vive en pecado está muerto espiritualmente, no siente las cosas de Dios, no puede comprender las verdades divinas, en el estado caído, en su naturaleza pecaminosa el ser humano no puede someterse a la voluntad de Dios, como ejemplo una persona que muere, que ya no tiene vida, no siente, lo pueden pinchar o tratar de reanimar y ya no es posible porque no tiene vida, algo similar sucede en los muertos espiritualmente, le hablan de Dios y no puede entender, porque está muerto en sus delitos y pecados, “Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios,  porque para él son locura,  y no las puede entender,  porque se han de discernir espiritualmente.” 1 Corintios 2; 14.

El muerto espiritualmente, vive físicamente, pero está muerto espiritualmente, puede vivir una vida llena de actividades, puede estar lleno de vida física, despertarse muy temprano y empezar a trabajar, correr grandes distancias, hacer, realizar grandes proyectos, tener muchas posesiones, dar vida incluso a muchas empresas humanamente hablando, pero estar muerto espiritualmente, puede ser muy famosa, tener muchas riquezas, pero igualmente sin Cristo y sin esperanza está muerto, sólo Dios puede darle vida espiritual, sólo por la regeneración del Espíritu Santo puede cobrar vida, gracias a la muerte y resurrección de Jesucristo, “aun estando nosotros muertos en pecados,  nos dio vida juntamente con Cristo  (por gracia sois salvos),” Efesios 2; 5, la única manera de escapar de esa muerte es por la fe en Cristo.

Si realmente quieres tener vida en Cristo Jesús haz de creer a sus promesas, buscar el rostro de Jesús y hacer su voluntad, Cristo te ama y quiere darle vida abundante a tu vida, para que puedas realmente tener una vida verdadera por la muerte y resurrección de Jesucristo y así tener la esperanza de la vida eterna.

Que el Alto Dios te guíe a toda verdad y justicia. A Cristo sea toda la honra por su sacrificio en la cruz del calvario. Amén.

NOTA: Teléfono 451-17-39, celular (614) 460-47-56. Cultos de Adoración a Dios en Iglesia Apostólica de la Fe en Cristo Jesús, ubicada en la calle Mártires de Aldama # 52, así como en la Misión Apostólica de la Fe en Cristo Jesús, en calle 13 y Aldama, a una cuadra del campo de futbol.

Oración por salvación, sanidad divina, milagros y problemas familiares, los miércoles, a las 6:30 p.m., domingos a las 3:30 p.m.

Próximo martes 30 de abril, a las 6:30 de la tarde, campaña de salvación, milagros y sanidad divina, con la ministración del evangelista internacional, hermano Rosalío Leyva, están todos invitados.