Los sistemas anticorrupción deben recuperar el daño a las víctimas, destaca Transparencia Mexicana

Para que un sistema anticorrupción sea efectivo debe desmantelar la red de corrupción y complicidad, recuperar los activos a favor del Estado y reparar el daño a las víctimas y ofendidos, señaló Eduardo Bohórquez López, director de la organización Transparencia Mexicana.

Bohórquez López impartió la conferencia “Anticorrupción en México: el inmenso poder de la gente”, y dialogó con los asistentes al foro “Reivindicando lo Público desde lo Local” que se realiza en Museo Casa Chihuahua.

“Si de verdad queremos que la anticorrupción genere efectos tienen que verse así, tienes que saber cuánto recuperaste, dónde se invirtió, asegurar que se invierta bien, y que la gente pueda confirmarlo”, destacó sobre el último programa que impulsa Transparencia Mexicana, con la figura denominada Intervención Sam, en alusión a un personaje que puede ser Samuel o Samanta según convenga.

La organización busca que la gente aporte proyectos anticorrupción siempre y cuando sean estrictamente sencillos, accionables y medibles.

“Si son grandes ideas pero no accionables o si te dicen que quieren cambiar a México y no es posible, no son una intervención Sam. Lo que sí se puede hacer es cambiar el funcionamiento de la guardería de tu hijo o el sistema de medicinas en el IMSS”, explicó.

Invitó a ejercer la acción ciudadana como lo han hecho 634 mil personas dispuestas a poner su nombre y prestar su credencial para impulsar una idea.

Dijo que con una Intervención Sam se logró recuperar 4.2 millones de pesos de una concesionaria de parquímetros que en la ciudad de San Luis Potosí operaba en la opacidad y sin cumplir durante 14 años el compromiso de destinar el 15 por ciento de sus remanentes al departamento de Bomberos.

Durante la sesión de preguntas y respuestas destacó que para que un sistema anticorrupción sea efectivo, debe producir tres resultados:

1.- Red de corrupción y complicidad desmantelada, es lo que tiene que hacer.

2.-Activos recuperados a favor del Estado, que se devuelva a las arcas lo robado.

3.- Reparación de daño a las víctimas y a los ofendidos, que está en la propia Constitución en el artículo I.

“Dentro de la reparación del daño –agregó- hay todavía un tema más chiquito y yo diría que es totalmente revolucionario en el tema, que se llama garantía de no repetición. Es la mejor política en materia anticorrupción, esa es la esencia”, indicó.

Desde el Museo Casa Chihuahua de la capital del estado, Eduardo Bohórquez relató la experiencia personal y grupal que ha tenido en su lucha desde hace 30 años para lograr que la rendición de cuentas de las autoridades hacia la ciudadanía, sea una cultura arraigada en México.

Bohórquez López destacó que en ese marco, Chihuahua aportó una gran decisión para contribuir al tema de combate a la corrupción, que es “hacer de la Sindicatura una posición que se elige”.

“Son una rareza en la Federación. Es una pieza muy importante para ser estudiada, porque al mismo tiempo podría ser una fuente de innovación y de aprendizaje. Es una innovación institucional, y hay que monitorearla con interés y cuidado para ver si funciona. Eso es lo que sí podría hacer un Municipio para apoyar al sistema municipal anticorrupción”, detalló.