Chihuahua demuestra al país que se puede combatir la corrupción política: Javier Corral

Chihuahua ha demostrado al país que es posible marcar un precedente para combatir, por medio de la suma de muchas voluntades y de decisiones difíciles de tomar, la corrupción política que durante la gestión de César Duarte operó como un modelo de asociación delictuosa, señaló el gobernador Javier Corral Jurado.

“En Chihuahua la justicia llegará siempre que la memoria no se rinda. Este proceso es permanente y este proceso se convertirá en uno de los  grandes legados de nuestra administración”, indicó el mandatario estatal, ante funcionarios federales, legisladores, académicos y representantes de organizaciones civiles, además de medios de comunicación.

En la presentación del Fondo de Reparación Justicia para Chihuahua en el Centro Gallego de la Ciudad de México, reiteró que su decisión de hacer justicia para el pueblo es indeclinable.

“De haber sido un referente nacional vergonzoso de corrupción, de saqueo, de impunidad, seremos un ejemplo y un referente para todo México de transparencia, de honestidad, de rendición de cuentas y de combate a la impunidad”, expresó.

El titular del Ejecutivo estatal dijo tener claro que en materia de corrupción política, el camino no es el perdón, mucho menos la impunidad.

“Yo no creo en el borrón y cuenta nueva, lo único que vale es la ley, porque el olvido, el perdón, la impunidad se vuelve un aliciente para quien delinque, para quien abusa de la confianza de la gente, porque eso genera un círculo vicioso que imposibilita un mejor futuro”, explicó.

En el evento acompañaron al gobernador Javier Corral, Cecilia Soto González, representante del Gobierno de Chihuahua en CDMX; Juan Pablo García Delgado, subsecretario de Ingresos de la Secretaría de Hacienda del Gobierno del Estado de Chihuahua; Carlos Romero Aranda, Procurador Fiscal de la Federación y Carla Humprey, Directora General de Asuntos Normativos e Internacionales de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda del Gobierno Federal.

Corral consideró que el nuevo Gobierno Federal que ha mostrado voluntad política y se puede dar el paso al gran juicio a la corrupción política que Chihuahua develó en torno a la Operación Safiro, la cual tocó a los anteriores secretarios de Hacienda y al propio expresidente Enrique Peña Nieto.

Destacó que Chihuahua es el único estado que mostró el modus operandi del desvío que a nivel nacional operó el Comité Ejecutivo Nacional del PRI para financiar las campañas de 2016 y que en los 9 estados en donde se desplegó, podría alcanzar un desfalco por 4 mil millones de pesos.

“La corrupción opera en grandes y sofisticadas redes de beneficios que incluyen a empresarios, legisladores, jueces, diferentes niveles de gobierno e incluso algunos medios de comunicación. Son estas mismas redes las que protegen y sobreviven a cualquier esfuerzo institucional que se haya emprendido antes”, destacó el mandatario, después de que se presentaron los detalles de la inédita operación en materia fiscal para seguir de manera quirúrgica el dinero desviado.

En su presentación, Javier Corral narró que desde el primer día de su administración se puso en marcha una estrategia jurídica integral para ir por toda la red de corrupción política que se tejió en el sexenio anterior: ex funcionarios y particulares que fueron parte de un diseño de delincuencia organizada encabezada por César Duarte.

“Gracias a ello se logró integrar un caudal probatorio a través del cual se pudo acreditar ante los jueces, cómo el ex gobernador y sus cómplices, unidos en un grupo compacto, bajo el reparto de funciones específicas y un concierto previo, se apoderaron, distrajeron y dispusieron para su beneficio personal de cuantiosos recursos económicos del erario de Chihuahua”, explicó

 

Se trató, señaló el gobernador, de todo un modelo de asociación delictuosa, en muchos casos con particulares que crearon empresas emergentes o fantasmas, y además con la participación de funcionarios federales.

“Y es que en esta compleja labor nos dimos cuenta de que la corrupción se trata no solo de grandes personajes, ex gobernadores o personas aisladas que cometen estos actos indebidos en el secreto”, añadió.

El gobernador de Chihuahua compartió que desde siempre tuvo claro que el combate a la corrupción no debería tener como único propósito la sanción penal de la pérdida de la libertad para quienes desviaron los recursos público, ya que  tan importante como ese objetivo, es la reparación del daño.

Recordó que el pasado 4 de octubre cuando se firmó el decreto de su creación y se presentó por primera vez el Fondo de Reparación en Chihuahua capital, se habían recuperado como resultado de las acciones fiscales, penales y administrativas, la cantidad de 345 millones 285 mil 296 pesos.

Sin embargo, de entonces a la fecha, derivado del cobro de más créditos fiscales, se ha alcanzado un monto de 369 millones 933 mil 648 pesos, casi 370 millones de pesos y el proceso no se detiene.

“De hecho, debo decir que ya varios de estos recursos se están ejerciendo dentro del Plan de Inversión 2019-2021 que constituimos en la entidad para la construcción de más obras de infraestructura con impacto social, y una de las fuentes de financiamiento más importante del mismo, son estos recursos recuperados”, añadió.

Explicó que a lo que ya se tiene, habrá que sumarse lo proyectado por los créditos fiscales emitidos y por emitir por cerca de 2 mil millones de pesos y lo que vaya recuperándose vía las resoluciones judiciales, para alcanzar al final un fondo que en su conjunto supere los  3 mil millones de pesos.

El gobernador detalló los rubros preferenciales de inversión que establece el decreto firmado el 4 de octubre para crear el Fondo de Reparación:

  1. Ampliar los servicios de salud para comunidades indígenas, rurales y zonas urbanas de alta marginación;
  2. Acciones de nutrición y alimentación del programa “Chihuahua Crece Contigo” en su eje principal de protección a la primera infancia;

III.     Apoyo y financiamiento para la apertura de centros de cuidado infantil en sus distintas modalidades en el marco del programa de apoyo para niñas y niños;

  1. Sistemas colectivos de agua potable para las comunidades indígenas de la Sierra Tarahumara;
  2. Apoyo a la rehabilitación de personas con discapacidad, tanto en la construcción y ampliación de unidades básicas de atención, así como para la fabricación de prótesis y ortesis;
  3. Fortalecimiento en términos de ampliación y equipamiento de las instalaciones de los Centros de Justicia para las Mujeres;

VII.   Fortalecimiento del Programa de Desarrollo, Paz y Reencuentro para la ejecución de obras de construcción, ampliación o rehabilitación de plazas, parques y canchas deportivas.

VIII.  Construcción de albergues y centros comunitarios.

  1. Reconstrucción y rehabilitación de caminos y puentes municipales y rurales.
  2. Financiamiento de programas para créditos para las micro, pequeñas y medianas empresas, a través de los fondos de inclusión productiva y economía solidaria.
  3. Apoyo a las campañas y programas tendientes a erradicar las adicciones y la violencia familiar.

Además queda prohibido el empleo de los mismos en gasto para servicios generales, servicios personales, materiales y suministros o de publicidad.

 

El gobernador informó que todas las obras que se construyan con los recursos recuperados de la Operación Justicia para Chihuahua llevarán una placa de identificación con la siguiente leyenda: “Obra construida con el dinero recuperado gracias a la Operación Justicia para Chihuahua”.

“Venimos aquí porque estamos convencidos de que también resulta importante visibilizar los esfuerzos que se hacen desde los gobiernos locales para dar solución a las problemáticas contemporáneas, de tal manera que estas acciones trasciendan y puedan replicarse como buenas prácticas” expresó el mandatario.

Consideró que los cambios se gestan desde lo local y así se ha vivido desde Chihuahua en esta imperiosa tarea que coloca al estado como un referente en la lucha anticorrupción.

Destacó que el camino ha resultado azaroso y no han faltado las críticas y los ataques para minimizar la tarea del gobierno y para descalificar acciones que poco a poco van colocando a Chihuahua a la vanguardia, particularmente en la lucha contra la corrupción y en el ejercicio responsable y transparente de los recursos públicos.

Indicó que el empeño es para que Chihuahua no vuelva al pasado, a ese tiempo en el que se le despojó de oportunidades a los que más lo necesitaban y se desvió el dinero que debía ocuparse para construir más escuelas, para otorgar más becas, para generar más vivienda y para no dejar en quiebra al sistema salud, ni el de la seguridad.

“Justo por eso es que nosotros no daremos un paso atrás, porque hemos venido aquí a demostrar que las cosas se pueden hacer de distinta manera, que el arte de la política es la gesta del bien común y que en toda negociación política debe haber límites, y esos límites para nosotros siguen siendo los principios y los valores”, destacó.

Dijo que tampoco cejará en su insistencia de llevar a Duarte ante la justicia de Chihuahua, más aún ahora que la protección del anterior régimen se le acabó.

Recordó que aún está pendiente la resolución de dos amparos que ya atrajo la Suprema Corte de Justicia de la Nación y cuya resolución favorable implicaría que a Chihuahua se le restituya su carácter de víctima para revocar el sobreseimiento que indebidamente hizo un juez federal sobre el caso de los 250 millones de pesos de la Operación Safiro.

Javier Corral agradeció a los nuevos titulares de Gobierno Federal en la Secretaría de Relaciones Exteriores, Fiscalía General de la República, Secretaría de Hacienda y Procuraduría Fiscal de la Federación, por el apoyo y voluntad mostrada para colaborar con Chihuahua en el castigo a los saqueadores, encabezados por César Duarte.