Autoridades nacionales de SADER visitarán Chihuahua para atender la problemática del sector agropecuario

El diputado de Morena, Miguel Ángel Colunga Martínez, señaló que el titular de la Secretaria de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER), Víctor Villalobos Arámbula, visitará Chihuahua para la realización de mesas de trabajo con la finalidad de revisar la Ley de Energía para el campo. En las cuales se elaborará un diagnóstico en conjunto con SENER, CRE, SHCP, CFE y CONAGUA.
Los diputados de Morena, Miguel Ángel Colunga Martínez y Benjamín Carrera Chávez, estuvieron  de gira en la Ciudad de México, donde acompañados de organizaciones sociales y de autoridades federales plantearon las problemáticas del campo chihuahuense.
A lo largo de la reunión, los legisladores de Morena, señalaron que los productores del estado de Chihuahua enfrentan problemáticas distintas al resto del país, lo que debe contemplarse para hacer una diferenciación de las reglas de operación de los programas sociales, señaló Miguel Ángel Colunga Martínez.
“Las condiciones geográficas, semidesérticas, climatológicas, con poca precipitación pluvial y tenencia de la tierra son factores que generan la exclusión de los pequeños productores”, planteó Benjamín Carrera Chávez.
“Durante la reunión de trabajo, se tocaron dos temas básicamente, el primero fue la problemática de los agricultores y ganaderos de leche y frijol, dos productos pilares de la economía Chihuahuense pero que enfrentan retos muy importantes debido al acaparamiento de los grandes productores”, señaló Benjamín Carrera Chávez.
El segundo tema planteado fue la energía e importancia en el campo, en el que visibilizó la necesidad de retomar el estímulo al diésel agropecuario, ya que en el año 2011 se apoyó con 80 millones de litros, lo anterior, con base en la Ley de Energía para el campo; actualmente 16 mil beneficiarios elegibles representarían 56 millones de litros que a la fecha no se ha logrado beneficiar a los productores con un estímulo fiscal.
Dentro del tema de energía se habló de los incrementos al precio del fertilizante, mismos que encarecen los costos de producción por la alta dependencia de este insumo importado, ya que se cotiza en dólares por lo que, al momento de pago al fin de la cosecha, siempre se refleja en un incremento en el tipo de cambio del dólar. Derivado de los altos costos de la tarifa eléctrica para la producción agropecuaria, se tiene un adeudo con la Comisión Federal de Electricidad para el caso de bombeo agrícola por $1,328 millones de Pesos y frigoríficos por $143 millones de pesos.