El día que Pablo Rubio Molina y su esposa Mirna Pichardo cumplieron 30 felices años de casados, asistieron a una hermosa misa de acción de gracias para celebrar sus Bodas de perla.
La solemne ceremonia que se ofició en su honor, se llevó a cabo en el templo de la Virgen del Carmen, donde los homenajeados atentos escucharon la palabra de Dios en compañía de sus hijos, Pablo, Paola y Pedro.
Ocupando los reclinatorios principales del templo, Mirna y Pablo recibieron la bendición nupcial.
En la homilía, el sacerdote felicitó a los homenajeados por hincarse con tanta alegría ante Dios, sobre todo en esta especial fecha que se dan el “sí” nuevamente.
Al concluir el acto de acción de gracias, para festejar las Bodas de Perla, Pablo y Mirna ofrecieron una agradable fiesta en el salón de eventos La Cascada, a donde asistieron sus seres más queridos e invitados.

Articulos Similares