INTERPRETACIÓN.- Dicen que de una u otra manera, el presidente municipal electo, Miguel Rubio Castillo, intentó interferir en las decisiones y obras de la administración de Beto Vázquez.
Resulta que un vecino de la calle Ojinaga, habló con el alcalde Beto Vázquez para decirle que ahora que están encementando la calle 3ª, amplíen el puente que se ubica precisamente en la calle 3ª y Ojinaga.
El vecino dijo que cada vez que llueve bastante, su casa de inunda, debido a que ese puente está angosto.
El alcalde Alberto Vázquez le hizo ver que la ampliación del puente no se había presupuestado, por lo que para hacerlo, se requieren 100 mil pesos más.
El vecino se molestó y le dijo a Beto que ya venía Miguel, que él ampliaría el puente.
Luego, el alcalde electo, Miguel, se comunicó a la Presidencia Municipal para pedir hablar con Beto Vázquez, quien al saber el motivo, el puente, no respondió la llamada.
PENDIENTE.- Otra obra que probablemente quedaría pendiente para la administración de Miguel Rubio es un retorno que están pidiendo los vecinos del fraccionamiento Santa Fe.
La finalidad de los vecinos es evitar ir hasta la colonia El Vergel y tomar el retorno, es decir, quieren uno frente al fraccionamiento.
De antemano, los vecinos se avientan en sentido contrario para evitar ir hasta el retorno de El Vergel.
Lo más probable es que a la administración de Beto Vázquez no le alcance el tiempo ni el presupuesto, por lo que deberían de pedírselo a Miguel, al fin y al cabo a él le dieron el voto.
PROPUESTA.- Quien recientemente se comunicó con Miguel fue el aldamense Lolo Porras, para decirle que será enlace con el Gobierno de López Obrador, por lo que realizarán proyectos para que los municipios sean apoyados durante el gobierno de AMLO.
En pocas palabras, Lolo Porras le dijo que a través de él, se pueden brincar el Gobierno del Estado para conseguir recursos del Gobierno Federal.
Lolo Porras se presentó el domingo en la asamblea del Ejido Aldama, donde ofreció lo mismo, la realización de proyectos para “quienes quieran trabajar”.
Lo malo es que al terminar la asamblea ejidal, alguien dijo que “a Lolo no le crean mucho”.
ENGAÑO.- Por cierto, en la asamblea ordinaria del Ejido Aldama, salió a relucir que durante 17 años, Rogelio Dávila González le estuvo mintiendo a los ejidatarios.
Durante todos esos años, Rogelio Dávila estuvo asistiendo a las asambleas ejidales, tomaba la palabra, trataba de influir en las decisiones, incluso formó parte de una planilla que contendió por la dirigencia del Ejido.
Ahora resulta que en el año 2001, Rogelio Dávila vendió su parcela y uso común, con lo que dejó de ser ejidatario, pero en aquel entonces, el comprador no puso a su nombre las tierras, por lo que “El Grillo” seguía apareciendo como ejidatario.
El tema salió a relucir el domingo, luego de que el primer comprador vendió las tierras.
El nuevo comprador exigió que las tierras quedaran a su nombre, por lo que Rogelio Dávila debió darse de baja, después de 17 años, tiempo en que falseó información y engañó al Ejido Aldama.
Incluso el domingo, Rogelio Dávila acudió a la asamblea ejidal, pero de pronto desapareció, por lo que al darse a conocer el engaño que vino haciendo durante tantos años, ya no estaba.
Un tema que quedó en el tintero es que el profesor Andrés de la Cruz Gallegos dejó el cargo como regidor, al fin y al cabo regresará al Cabildo en la administración de Miguel Rubio, en reelección.
Al profe Andrés de la Cruz lo sustituye el profesor “Chuy” Hernández.
Los comentarios en Pueblo Chico no son ni pretenden ser noticias confirmadas, son sólo rumores o comentarios que en una comunidad trascienden, tanto en la calle, oficinas públicas, en el trabajo o en restaurant, que por su relevancia, interés público o solicitud, se difunden. Refrán popular: “Pueblo Chico… infierno grande”.