Al escuchar la medida cautelar que una Juez le impuso, el aldamense Alberto Alvídrez Aguilar, de 25 años, se salió de la Sala de Audiencias de la Ciudad Judicial, en Chihuahua, de donde huyó.
De inmediato se montó un operativo de búsqueda, pero no se le encontró.
Desde ese momento a la fecha, han sucedido muchas cosas, sobre todo notas informativas de la prensa escrita y digital de Chihuahua, por lo que el caso se volvió mediático, a tal grado que el Juez Octavo de Distrito, otorgó al joven la suspensión definitiva en el juicio de amparo número 1261/2017-XIV.
El amparo es contra la resolución N55/2017, de la Cuarta Sala Penal, el cual quedó sin efectos.
Es de recordar que después de varias apelaciones por parte de Alberto Alvídrez, el 23 de agosto, un magistrado ordenó el auto de vinculación a proceso en su contra.
El pasado jueves, la Juez de Control convocó a la audiencia en la que le dictó la medida cautelar.
En ese momento, Alberto Alvídrez no se encontraba detenido, pero al escuchar la prisión preventiva que le dictó la Juez, se levantó de la silla y se salió de la sala.
Posteriormente se filtró un vídeo de las cámaras de seguridad de la Ciudad Judicial, donde se observa el momento en que el abogado de Alvídrez Aguilar trata de detenerlo, al igual que su madre, quien se levantó de la silla y luego se volvió a sentar al tiempo que decía: “sabes que es inocente”.
Es de precisar que en abril, la autoridad ministerial le formuló imputación por el delito de Violación Agravada, asunto que fue revocado, sin embargo, el 23 de agosto, un Magistrado ordenó el Auto de Vinculación a Proceso en su contra.
El pasado jueves 31 de agosto, se convocó a la audiencia donde se llevaría a cabo la imposición de medidas cautelares y, cuando la Juez de Control le dictó prisión preventiva, el joven aldamense escapó.
Cabe mencionar que en ese momento no había policía procesal en la Sala de Audiencias, debido a que Alberto era un hombre libre, es decir, ahí se le dictó la medida cautelar.
Entre la información de los medios destaca la que publicó el martes El Heraldo de Chihuahua, donde Alberto Alvídrez Aguilar asegura que su proceso es por “una venganza de su exnovia”.
Alberto Alvídrez asegura que no la violó a su exnovia, de nombre Odalis, con quien sostuvo una relación de noviazgo a lo largo de dos años y medio, sin embargo, tuvieron una pelea y lo acusó de violación.
En la entrevista para El Heraldo de Chihuahua, el aldamense dijo que “estoy dispuesto a entregarme, pero por mi delito, que fue fugarme de la audiencia, no estoy dispuesto a pagar por un delito que no cometí”.
Alberto agregó que luego de la acusación de violación, el pasado mes de abril, enfrentó el proceso y se defendió con los medios a su alcance, logrando que lo exoneraran, porque aportó elementos que contradecían la versión de la parte acusadora.
Dice que comúnmente salía con Odalis, incluso fue su chambelán en la fiesta de XV años y mantenían un noviazgo aprobado por sus padres.
Dijo que el punto de conflicto fue que la última vez que salieron, Odalis vio a un amigo con el que ella supuestamente tenía otra relación, por lo que decidió esconderse en la parte de atrás de la camioneta.
Pero Alberto sí vio a Emmanuel, quien había notado la presencia de Odalis.
Ante eso, Odalis le reclamó a Alberto no haber disimulado, pues le decía que por él sólo sentía atracción física, pero con Emmanuel pretendía tener una relación más seria.
A partir de ello, Odalis amenazó con denunciarlo por violación y cambió esa versión, la de que salieron a dar un paseo para asegurar que se la había llevado a la fuerza.
En abril, cuando estuvo preso cinco días, a raíz de esa denuncia de violación, se presentaron las declaraciones de la supuesta víctima, con ciertas contradicciones; de Emmanuel, que afirmaba haberlos visto pasear, pero sin que fuera llevada a la fuerza.
La versión de Alberto, es decir, la relación de más de años que habían sostenido.
Alberto también presentó los mensajes de texto que mostraban que había una relación consensuada y que salían habitualmente, así como la amenaza de que el joven tendría consecuencias por no haberse ocultado cuando vieron a Emmanuel.
Ante el temor de ser enviado a prisión por un delito que no cometió, Alberto dice que se fugó de la audiencia, donde le dictaron prisión preventiva, luego de 4 meses de que se presentó la acusación y fue desechada.
Ahora pide garantías para entregarse sin que se cometa una injusticia.