Abuso de confianza pudo haber sido el cargo contra dos jóvenes que se atrevieron a utilizar un auto que no era de ellos, sin embargo, la dueña los acusó de robo de vehículo, lo que los llevó hasta el Cereso.
Para el martes, ambos ya habían obtenido su libertad.
De antemano, el caso causó revuelo luego de que se inició una persecución policiaca que concluyó en la calle Cuauhtémoc, donde ambos fueron detenidos y trasladados a los separos municipales.
Los policías consignaron a los detenidos ante el Ministerio Público, donde se ordenó su traslado al Cereso.
Todo empezó la noche del viernes, cuando varias personas se reunieron en domicilio particular, ubicado cerca de la Secundaria 17.
A ciertas horas, Brayan Jesús N. V., alias “El Lulo”, de 23 años, con domicilio en la calle Cuauhtémoc, se le hizo fácil agarrar las llaves de un carro que la dueña dejó “pegadas” en la puerta de la casa, ya que la dueña estaba dormida, por lo que no la quiso despertarla para pedírselo.
“El Lulo” invitó a su amigo Miguel Ángel S. R., de 22 años, a dar la vuelta en el auto, un Nissan, color gris, modelo 2017.
Pero a las 8:15 de la mañana del sábado, la propietaria del carro interpuso denuncia de robo de vehículo, por lo que la Policía Municipal se abocó a buscarlo.
Una hora y media después, a las 9:45 de la mañana, los policías vieron el carro a la altura de la avenida Constitución y 30ª, por lo que le marcaron el alto.
Sin embargo, el conductor aceleró, por lo que inició una intensa persecución policiaca que terminó en la calle Cuauhtémoc y 22, donde los policías arrestaron a Miguel Ángel, quien acaba de llegar de Estados Unidos, específicamente de Odessa, Texas, mientras “El Lulo” se dio a la fuga a pie.
Pero fue alcanzado cuadras más adelante, a unas cuantas casas de donde agarró el carro.
Cuando la policía tenía sometido a “El Lulo”, llegó un joven y le propinó una fuerte patada en la cara, lo que le causó hemorragia.
En tanto, la policía no arrestó al agresor ni a la dueña del carro, quien interfería en las labores policiacas, pero si se le hizo ver que de continuar, sería arrestada.
Ambos detenidos fueron trasladados a los separos municipales y luego consignados ante el Ministerio Público, donde la dueña del carro negó conocerlo a Miguel Ángel y a “El Lulo”.
A las 6:25 de la tarde del domingo, ambos detenidos fueron trasladados al Cereso bajo los cargos de posesión de vehículo con reporte de robo, pero luego fueron puestos en libertad.

Arresto 02

Arresto 03