Tal como se había anticipado y ofrecido, los Membrilleros de Aldama fueron e hicieron bueno su pronóstico, de conseguir el ansiado banderín de campeones en el prestigiado Torneo de la Asociación Internacional de Clubes de Beisbol 40-60.
Ese torneo internacional reúne a lo mejor de esa categoría en el Estado y parte de los Estados Unidos.
No fue nada fácil conseguir el campeonato, pero con disciplina y responsabilidad de todos, lograron la hazaña de quitarle al equipo de Piratas de Nuevo Casas Grandes, la etiqueta de gran campeón, que por cinco años consecutivos se lo había ganado a pulso.
Para lograr el sueño membrillero, tuvieron que pasar 18 años, que en forma ininterrumpida han estado participando, siendo en dos ocasiones, Aldama sede de dicho Torneo.
El primero fue en el año 2004, el cual llevó el nombre de Arturo “Zurdo” Gómez, mientras que el segundo en el 2015, con el nombre de otro gran beisbolista aldamense, Gilberto Rivas González.
Para muchos integrantes del equipo, veían llegar este logro, ya que de cuatro años atrás, Membrilleros venía siendo protagonista de semifinales y finales, pues se recordará que en el 2015, se quedara en la orillita al perder el juego de campeonato, precisamente contra de “Piratas” de Nuevo Casas Grandes, en un juego por demás cerrado, que tanto jugadores y afición se quedaran con las ganas de obtener el campeonato en casa.
En frente han estado un puñado de jugadores de gran trayectoria, que pusieron por mucho tiempo en alto el nombre de Chihuahua, en torneos nacionales e internacionales.
Vayamos al campeonato que ahora se logró, el fin de semana se escribió la historia en Meoqui, donde se dieron cita 13 equipos para disputar el banderín del Torneo de la Asociación Internacional de Clubes de Beisbol 40-60, en su edición número sesenta.
La junta previa se celebró el viernes, donde se definiera los grupos, quedando Aldama en grupo de cinco equipos, ya que los otros dos fueron de cuatro.
Se estableció al igual, que pasarían los dos primeros lugares de cada grupo y los mejores dos terceros lugares.
La inauguración se programó a las 9:00 de la mañana del sábado, en la cual desfilaron todos los equipos debidamente representados, contándose con la presencia de autoridades, encabezado por el presidente municipal de Meoqui y del Alto Comisionado de la Asociación, Ing. Miguel Narváez, y del presidente del Club Meoqui, Polo Sáenz, así como de la mesa directiva.
Después de cumplirse con todo el protocolo, entonación de himnos nacionales, juramento deportivo, entrega de placas de reconocimiento a los que en este año, pasaron a formar parte del Salón de la Fama, declaratoria inaugural y el lanzamiento de la primer bola, a cargo del presidente municipal.
Se dio paso a que los equipos se trasladaran a sus respectivos campos, donde iniciaría esta épica contienda beisbolera, precisamente en una zona que se ha caracterizado por su amor al beisbol.
Los Membrilleros se dirigieron al poblado de San Lucas, donde en un bonito parque, enfrentó su primer encuentro, contra el equipo casi local, Julimes, iniciando en la loma de las responsabilidades Jorge “El Cubanito” Flores y como receptor Karin Hernández, quien permaneció por espacio de seis entradas.
Fue un encuentro por demás parejo, anotando primero Julimes, en los zapatos de Francisco Torres, impulsado por Gil Andrade.
Pero Membrilleros remonta el marcador inmediatamente, con imparables de Julio Rascón, Oscar Hernández y hit productor de dos carreras de Carlos García.
Para la sexta entrada, el encuentro se empata a cinco carreras. Julimes, anotando en dos ocasiones, por lo que el alto mando membrillero, trajo del calentadero a Mario Zúñiga, quien no mostró la velocidad y control de otros años, anotándole dos carreras y empatarle el encuentro.
Vino al rescate, en su primera aparición como pitcher en el torneo, Alfredo Torres, quien a base de velocidad domina a sus tres oponentes.
Aldama abre la séptima con Óscar Hernández con hit doble y luego Julio César Rascón con imparable, produce la carrera que a la postre, fue la del triunfo, viniendo Fredy Torres y de la misma manera, sacar los tres outs en forma consecutiva.
Para el segundo encuentro, Membrilleros acude a la comunidad del Consuelo, donde enfrentó al equipo de Las Cruces Nuevo México, haciendo los ofrecimientos y a la postre el ganador del encuentro por Aldama, el derecho Mario Zúñiga y el perdedor Rubén Alfonso Castañeda, por Las Cruces.
Aldama ganó seis a dos carreras.
El mejor bateador por Aldama fue Rubén Hernández, con dos hits en tres oportunidades, mientras que por las Cruces, Jesús Flores.
En el tercer encuentro del día, los Membrilleros de Aldama regresan al campo de San Lucas, para enfrentar al peligroso equipo de Casas Grandes, de quien se recordará que el torneo del año anterior, en Cruces, Nuevo México, le ganaron a los Membrilleros, en dos ocasiones, tanto el sábado y como el domingo, para dejarlo fuera de poder pelear el campeonato.
En esta ocasión llegó con un encuentro ganado a Delicias, por lo que se veía descansado, pero se le tenía que ganar para pasar a la siguiente ronda en primer lugar de grupo y de esa manera, buscar enfrentar al día siguiente.
El cuerpo técnico de Membrilleros depositó la confianza en el aldamense Gilberto Grijalva, quien lanzara una joya de pitcheo por espacio de seis entradas un tercio, llevando blanqueada de solamente dos hits.
Gil lució un pitcheo muy controlado y dominante, ya que en dos entradas, retiró con tan solo tres lanzamientos, lo que demostraba de una gran confianza monticular.
En esa entrada, el marcador estaba tres carreras a cero, ya que de pitcher contrario era quien el año anterior le ganara a Membrilleros, Javier García Antelo, un pitcher muy experimentado, participante de muchos estatales y nacionales de primera fuerza.
Pero en frente tenían a un motivado y concentrado Gilberto Grijalva, viniendo en esa séptima entrada el cuarto bat de Paquimé, el zurdo Sergio Galaz, quien ya le había dado uno de los hits y con un out en la pizarra, se le queda un lanzamiento en la zona central y la conecta de cuadrangular por toda la barda derecha, por lo que se trajo del calentadero a Fredy Torres, para que parara la sublevación que amenazaba a los Membrilleros, dominando espectacularmente a sus dos oponentes, con rolas inofensivas al cuadro y de esa manera, salvar el encuentro.
Los mejores bateadores por Membrilleros fueron Jorge Valenzuela y Oscar Hernández.
Con esos tres triunfos del sábado, Aldama llegó como primer lugar de grupo y en la clasificación de los demás equipos, que pasan a la siguiente ronda del día domingo, le corresponde enfrentarse a Mineros de Parral, quienes iban invictos con dos juegos ganados, siendo el sistema de competencia establecido, que el equipo que fuera perdiendo quedaba fuera.
De ahí la importancia de echar mano de lo mejor del pitcheo que se tuviera, por lo que se depositó la confianza en Alfredo Torres, quien con un magistral pitcheo solo permitió dos hits en todo el juego, uno en la cuarta y otro en la sexta entrada.
Otorgó una base por bolas y dos bases por golpe, ponchando a ocho mineros.
A Parral se le ganó siete carreras a cero, siendo los mejores bateadores por membrilleros Jorge Valenzuela y Karin Hernández, con dos indiscutibles.
El encuentro estuvo muy emocionante, ya que en la 5ª, el marcador señalaba dos carreras a cero y fue hasta la apertura de la séptima, al aprovechar el descontrol del pitcheo minero, que iniciara con Manuel Vega, Rolando Arras y Sergio Martínez, se les anotara en cinco ocasiones, para tener un cierre más cómodo para los membrilleros.
Con ese triunfo ante Parral, se pasó a cuartos de final y tocaba enfrentar nuevamente a Casas Grandes, que había dejado fuera al equipo anfitrión, Meoqui, por lo que se le da la confianza en el montículo a Juan Zúñiga, quien tuvo un inicio tambaleante, ya que en la primer entrada, después de haber dado base por bolas, Arturo “El Chilaquil” Rey receptor de Casas Grandes, aprovecha un lanzamiento y le deposita la pelota del otro lado del jardín izquierdo.
Las cosas no pintaban bien para Aldama, ya que en la 2ª y 3ª entrada, los de Paquimé vuelven anotar carrera, pero viene al relevo en la segunda, Jorge Valenzuela, otro multifacético jugador membrillero.
En dos entradas y tercio, permite una sola carrera, viniendo Óscar Hernández a sacar la cuarta y quinta entrada, ya estando el juego cómodo para membrilleros, ya que en la tercera y cuarta entrada, anotaron cuatro y siete carreras, aprovechando el descontrol y cansancio del pitcheo contrario, por lo que se veía un triunfo holgado para Aldama, que a la postre así sucedió, quedando el marcador 14 carreras a cuatro.
Ante este resultado, todo quedaba listo para pasar por el juego de campeonato, esperando el resultado entre Nuevo Casas Grandes y Chihuahua, resultando los Piratas ganadores, blanqueando a los Dorados, diez carreras a cero.
Ante una considerable asistencia de aficionados y jugadores, que se quedaron a disfrutar del juego de campeonato y ante un calor que rebasaba los 30 grados, los Membrilleros y porra que los acompañó, sentían que ese podía ser el momento para alcanzar el anhelado trofeo de campeón.
En frente iban a encontrar a un equipo muy competitivo, peleador, invicto y que iniciaría en la loma de las responsabilidades con un Orlando Moreno, que por primer año participa en este torneo, al haber cruzado la edad requerida, pero con experiencia muy destacable y con unas facultades aceptables. Ese lanzador quería llevarse al triunfo.
Por Membrilleros se le dio la confianza al derecho Juan Aceves.
Ambos sostienen un interesante duelo de pitcheo, tomando ventaja Nuevo Casas Grandes en la segunda entrada, producto de un cuadrangular solitario de Juan Reyes, una base por bolas y dos hits consecutivos de Jorge Baca y Alberto Casas.
Con ese marcador adverso, Membrilleros aprovecha un descontrol en la parte baja de la cuarta entrada de Orlando Moreno, quien después de otorgar una base por bolas, Julio Cesar Rascón, Alfredo Torres y Rubén Chaparro le ligan sencillos.
Aldama anotó en cuatro ocasiones en esa entrada, dándole vuelta al marcador, generando una algarabía y euforia en las graderías, ante el embate y reacción que estaban teniendo los Membrilleros, ocasionando que saliera del juego Orlando Moreno.
Vino en relevo el zurdo Felipe Hernández, quien otorga base por bolas a Gerardo Sáenz y abonando a la causa membrillera, también con hit productor Jesús Armendáriz.
Viene el cierre de la 5ª entrada para los Membrilleros, quienes tratan de fea manera a Felipe Hernández, ya que recibe sencillos de Oscar Hernández, Julio Cesar Rascón, Rubén Chaparro, Roberto Luján y Gerardo Sáenz, anotándole en tres ocasiones, para completar las siete carreras, que al final, fueron las necesarias para ganar el encuentro.
En la apertura de la sexta entrada, los Piratas aprovechan muestras de cansancio de Juan Aceves, se le embazan los dos primeros bateadores, Raúl Mena. con base por golpe y Jorge González, por un error en jugada para doble play, por parte del parador en corto membrillero, haciéndose el cambio de lanzador y traerse de segunda base a Fredy Torres, quien domina a los dos primeros bateadores, para enseguida recibir hit productor de otra carrera de Alberto Casas, para enseguida recetarle un soberano chocolate, al segunda base Armando Vega y de esta manera terminar con las perversas intenciones de aumentar sus carreras los Piratas.
En esa sexta entrada vino a relevar, Héctor “La Bomba” Pérez, dominando con ponche a Jesús Armendáriz y retirando la sexta con cuatro bateadores, recibiendo solamente un hit.
Le toca a los Piratas su última oportunidad de bateo y abren con sencillo de Jesús “El Bambino” Avilés, enseguida Ricardo Rentería saca roletazo por tercera base, forzando en la segunda al corredor y en bola ocupada llega a primera el bateador, Juan Reyes quien había dado cuadrangular, pero es dominado en elevado al receptor.
Los Membrilleros estaban a un out de la victoria, cuando le toca el turno al tercera base, Raúl Mena, quien saca rodado por las paradas cortas, mismo que le hace un extraño en el último bote, por la que no la puede atrapar.
Enseguida vino Jorge Cázares y dar de hit para producir la cuarta carrera.
Le tocó el turno a Daniel Álvarez, quien es dominado en rola al pitcher y de esta manera caer el último out, con lo que Membrilleros de Aldama, en una forma por demás angustiante, consigue el sueño de ser campeón.
Así se escribió la historia membrillera en este Torneo 2017, en el que después de varias veces estar a punto de lograrlo, ahora lo consigue a base de mucho esfuerzo, coraje y disciplina de los jugadores, quienes en ningún momento bajaron los brazos, siempre para adelante, a pesar del esfuerzo y cansancio que genera el jugar seis juegos en dos días.
Esta historia que se ha escrito para el beisbol del Club Membrilleros de Aldama 40-60 y que culmina con el campeonato, nos hubiera gustado que fuera escrita y narrada como siempre lo hizo, nuestro compañero y amigo Armando Galindo Escárcega, a quién en su memoria y recuerdo, le fue dedicado el Campeonato.
Estamos seguros que desde donde se encuentre, Armando estuvo al pendiente de las incidencias y que al igual que todos los integrantes de la mesa directiva y jugadores, está con la satisfacción de que el proyecto membrillero que él tanto promovió y apoyó, este año se consiguiera el anhelado triunfo.
La directiva del Club, Beto Domínguez, Gil Rivas, Fernando Rivas, Chuny Molinar, Humberto Galindo y el cuerpo técnico conformado por Carlos Ortiz, Neto Castillo y Juan Anchondo, agradecen el apoyo recibido por las autoridades municipales, estatales, ejidales, iniciativa privada y amigos del beisbol aldamense, para participar en este importante torneo, donde el nombre de Aldama ha quedado en primerísimo lugar.
Por este año, misión cumplida, esperando que estos logros continúen.

Membrilleros 02

Membrilleros 03