En el panteón, noche de huesos y leyendas

“Aldama mío, noche de huesos, versos y leyendas”, fue el nombre del evento cultural y de tradiciones mexicanas que se llevó a cabo anoche, en el panteón San Jerónimo, donde asistieron alrededor de 250 personas, entre niños y padres de familia.
El evento fue organizado por las maestras Corina Arzate Ortega y Eva Delia Pérez, en representación de la XII Zona Escolar.
“Aldama mío, noche de huesos, versos y leyendas” dio inicio a las 6:00 de la noche de ayer y se desarrolló entre las tumbas, donde las maestras de ceremonias, Corina Arzate y Eva Delia Pérez, anunciaron que se disfrutaría de calaveras, música, leyendas, chocolate, pan y huesos.
“Encendamos nuestras velas para alumbrar los espíritus de los muertos”, señalaron las maestras de ceremonias, quienes agregaron que “la muerte es algo que sucederá a todos los humanos, lo malo es que no podemos saber cómo ni cuándo. Los planes y sueños se van y serán compañeros fieles en el eterno descanso”.
Entre los versos se escuchó que “la orquesta tocaba guarachas, boleros rancheros, danzas con ritmos rumberos. Dos muertos bailaban un triste bolero, pero se enredaron con sus esqueletos. De pronto en un giro chocaron sus cuerpos, quedando en el piso un poco de huesos”, se leyó durante el evento.
El programa continuó con la canción “La Llorona”, que entonó el profesor Juan Enrique Galindo y la teacher Maleny Martínez.
Las maestras de ceremonias dijeron que “el día de muertos, en cada noviembre que viene la abuela, trae como siempre historias, sorpresas, papeles picados con mil calaveras, pan dulce, atole y del cempasúchil, las flores del muerto”.
Dando un ambiente especial, las maestras de ceremonias agregaron que “la muerte es pareja, no hace distinciones, se lleva niños y viejos, pobres y ricos, flacos y barrigones.
Luego, la maestra Flor María Lechuga expresó una calavera.
La maestra Alma Delia Salcido no se quiso quedar atrás y con su voz cantó la leyenda “La dama de negro”.
Cerca de las lumbres que guían a los muertos también es costumbre servir los refrescos, más tardes sentados junto a la abuela todos juntitos escuchamos sus cuentos y leyendas de muertos y para ello participó la doctora Ana Gabriela Salas Solorio, de la Facultad de Filosofía y Letras de la UACh.
El profesor Jesús Arturo Hernández habló de que todos conocemos que, en las noches en el pueblo, aparece la mujer de la curva.
El programa continuó con la participación de la doctora Sayrym Serna Amparan.
El evento concluyó con la degustación de chocolate y pan de muerto.